¿Qué hace a la carne de cerdo ibérico tan especial?

Las características tan particulares de la carne de cerdo ibérico provienen, entre otros aspectos, de su forma de cría ya que se procura mantenerlos con la mayor libertad posible para que pueda obtener todos los beneficios del pastoreo. Pasar tiempo en libertad, permite que los animales se alimenten de manera natural y saludable, consumiendo castañas, pasto, raíces y bellotas. De esta manera, los animales obtienen naturalmente todos los nutrientes que hacen de la carne de cerdo ibérico un producto gastronómico de primera calidad.

Aunado a su forma de crianza y alimentación, los cerdos ibéricos se distinguen físicamente por presentar una cantidad de grasa veteada proporcional a su estructura corporal, destacándose además los músculos, que se fortalecen al estar en libertad. Todo esto permite que la carne de cerdo ibérico sea rica en proteínas.

La carne de cerdo ibérico de mayor calidad es aquella que procede de los animales cuya alimentación es completamente natural. Por esta razón, la carne de cerdo ibérico de bellota es una de las más demandadas. Sin embargo, también existe la carne de cerdo ibérico de cebo y la distinción entre ambos tipos de porcino, viene dada por la alimentación del animal; siendo que, en el caso del cerdo ibérico de bellota, su alimentación se basa en hierbas y bellotas, mientras que los cerdos ibéricos de cebo se alimentan de pienso.

La carne de cerdo ibérico de bellota, tiene un color más rojizo que la de carne de cebo. Además, es importante destacar que la carne de bellota, tiene propiedades más saludables, debido a la cantidad de ácido oleico que contiene y esta es la razón por la que, curiosamente, el cerdo ibérico de bellota también es conocido como “olivo con patas”.

Las bondades de la carne de cerdo ibérico

En general, la apariencia de la carne porcina ibérica, presenta un color rojizo, resaltando así la grasa blanca que une los tejidos musculares y haciendo que su imagen se asemeje a la de un lomo. Ahora bien, la grasa de este tipo de carne porcina no debe ser motivo de preocupación, ya que la misma es beneficiosa para el organismo e incluso puede ayudar a regular los niveles de colesterol malo.

Además de tener la cantidad de grasa adecuada para resultar saludable, la carne de cerdo ibérico posee un importante contenido de vitamina B, hierro, potasio y zinc, haciendo de ella una excelente opción para incorporar a una dieta balanceada.

En todo caso, es importante tener en cuenta que se debe escoger el corte adecuado para los fines que se deseen. Y es que la carne de cerdo ibérico es tan noble, que algunos cortes son más magros que otros, de manera que resultan ideales para quienes desean controlar la cantidad de calorías en su dieta.

La exquisita carne de cerdo ibérico, puede ser preparada en distintas variantes y algunos de sus cortes más populares son: el solomillo, el secreto, la presa, la pluma, el lagarto y el lomo. Todos estos, cortes excelentes para preparar a la plancha, al horno, en una sartén o en una barbacoa con la familia y amigos.

  • El solomillo de cerdo ibérico es un corte magro que destaca por su suavidad y suele hacerse a la plancha. Es ideal para acompañar con salsas de sabores fuertes.
  • El secreto ibérico, por su parte, es un corte cercano al lomo que se ha hecho popular por ser fibroso y resultar excelente para hacer asados, guisos o el famoso pulled pork.
  • La presa de cerdo ibérico tiene mayor cantidad de grasa y se caracteriza por ser muy tierna. Se emplea con frecuencia para hacerla asada o en una barbacoa.
  • El lagarto de cerdo ibérico es un corte magro que puede consumirse fresco o emplearse para la elaboración de caña de lomo. Es común prepararlo a la plancha, hasta que dore, aunque también es una excelente opción para hacer guisos.

Otros cortes de carne de cerdo ibérico de bellota de gran interés gastronómico son: el abanico ibérico, la carrillera, las chuletas y el lomo.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin