Trasteros de alquiler (Parte II)

Raro diremos que es que no leamos o escuchemos, “está en nuestro ADN”, el ADN se ha convertido en un vocablo familiar y aclaratorio. Con el fin de en ningún caso defraudar garantizamos que en el ADN de Almazen está la profesionalidad , el servicio al consumidor asi como el coste de las prestaciones.

No obstante ¿Dónde estaría el ADN? ¿Por que sustancias se halla compuesto? ¿Cuál será su misión? Trataremos de encontrar contestación a estos interrogantes pero dejenme que comente algo de su pasado, opino que ninguna cosa tiene valor sin su pasado. La existencia resulta ser la trayectoria de el progreso asi como el entendimiento la trayectoria de la realidad.

En mil ochocientos sesenta y nueve el doctor Friedrich Miescher analizaba el pus de las gasas que se usaban en las operaciones y de esta manera halló un principio químico al que denominó nucleína. 50 años después Levine probó que la molécula de Miescher iba a ser un grupo de numerosas copias de un nucleótido constituido por un azúcar, un conjunto de fosfato e incluso una base que después se llamó acido desoxirribonucleico (ADN). Resultó ser una partícula muy grande. Para averiguar más sobre ésta había que aguardar al comienzo científico de el sistema de difracción de Rayos X.

Solo si contamos con herramientas para indagar encontramos lo que necesitamos ¡Que primordial resulta ser en la humanidad destinar inversiones en trasteros! Un país sin conocimiento sería un mundo sin interés.

Existen procedimientos matemáticos cuando precisamos saber la composición atómica de un vidrio partiendo de los modelos de difracción que se crean al machacarlo mediante una onda electromagnética (Series de Fourier)

El ADN puede solidificarse y Lilian Astbury en mil novecientos treinta y siete usó la difracción de rayos X para demostrar la estabilidad de las moléculas del ADN sin haber llegado a describirla.

Los biólogos celulares habían descubierto que había mucho ADN por todos los sitios de tal forma que se cuestionaban su utilidad.

En mil novecientos cuarenta y tres las experimentaciones de Avery-MacLeod-McCarty les condujeron a plantear que el ADN sería el conductor molecular de la herencia y esa proposición la confirmaron Alfred Hershey y Martha Chase en mil novecientos cincuenta y dos.

En este momento se necesitaba saber la estructura molecular precisa de ADN. Levine nos descubrió los nucleótidos de modo que más tarde los principios llegarían a ser cuatro: adenina (A), citosina (C), guanina (G) y timina (T),  moléculas pequeñas y sencillas. ¿De que modo estarían situadas estas cuatro bases dentro de la molécula del ADN?

Chargaff en el año mil novecientos cincuenta halló un patrón, una estabilidad: En cada cuerpo el porcentaje de A (de cara a la totalidad de bases) y de T diremos que es aproximadamente igual además lo mismo acontece con C y G incluso sin realmente ser éstos porcentajes coincidentes. El ADN está constituido por dos series y en cada una de éstas se conservan dichas proporciones.

Llegados a este punto llegaron Crick y Watson adueñándose de los modelos de difracción de rayos X alcanzados por Wilkazu y Rosalind Franklin.

El ADN era una amontonamiento de pares de bases llegando a estar unas por encima de otras asociadas por conjuntos fosfatos. Las fuerzas químicas entre las moléculas provocaban que cada par de bases contiguo se girase un ángulo determinado con respecto al que está antes. Los pares se disponían de la misma manera que los peldaños de 1 escalera de caracol pero encontrándose 2 escaleras. Iba a ser una configuración helicoidal y de esta forma el ADN iba a ser una espiral duplicada (mil novecientos cincuenta y tres). Cuando una serie se escribía ACTGACG…la otra era TGACTGC…vinculándose mediante enlaces de hidrogeno la A junto a la T y la C con la G.

Diremos que es indiscutible por lo comentado como el ADN simboliza la información genética y además de que modo se copia la información para transmitirse de los padres a los hijos.

¿Qué información se transmite? El ADN sería una fórmula cuando se trata de elaborar proteínas: los soportes con los cuales han sido creados todos los seres vivos. Las proteínas van a ser series bastante amplias de partículas denominadas aminoácidos (tenemos veinte para los seres vivos). Esta sucesión de aminoácidos se pliega de maneras complicadas sin embargo la clave de esta realización consiste en conseguir la sucesión de éstos. Gamow planteó que lo más probable es que las sucesiones de ADN precisasen la secuencia de aminoácidos. Iba a ser un código de tres caracteres: matemática exacta.

Con las cuatro letras de las bases A,C,G,T se podrían hacer 4 palabras de 1 caracter, 16 vocablos de dos caracteres AA, AC, …TT 4×4=4(2) = 16 y 64 palabras de tres caracteres 4x4x4=64 (AAA AAC AAG…TTT).

Hallamos veinte aminoácidos no obstante sesenta y cuatro términos tenemos de más y nos darán redundancia. De esta manera se descubrió el “código genético”.

El ADN se presenta en los cromosomas y estos se concentran en el núcleo de todas las células. El ADN del ser humano va a estar formado de alrededor de tres mil millones de pares de bases, de estos 3000 millones únicamente unos cuantos, denominados genes resultan ser codificantes y su cometido fundamental es traspasar información de cara a crear órganos y organismos.

El ADN se transmite de padres a niños y de esta manera con ayuda de este procedimiento se crean los organismos que darán lugar a cualquier tipo de interacciones entre ellos hasta crear las colectividades.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin