La mayoría de los compradores solicitan productos ecológicos

Desde hace unos años abundan en todos los países los comercios que se dedican a la venta de alimentos naturales procedentes de olivos milenarios, dado que se solicitan este tipo de alimentos que se supone que son mejores para nuestro estado de bienestar pero además tienen en cuenta el entorno.

Pero sin embargo debemos preguntarnos si este hábito nos beneficia y por tanto los especialistas en el tema lo constatan, o más bien es un hábito de los estados más acomodados que se desinflará antes o después.

La mayoría de los compradores solicitan productos ecológicos porque de esta manera no dañan el entorno, no obstante para asegurarnos de que nos viene bien de cara a la salud habría que demostrarlo individualmente.

Las clientas pretenden encontrar alimentos que no lleven ingredientes dañinos cuando van al supermercado y además en las parafarmacias piden protectores solares que no tengan integrantes químicos.

La mayor parte de las consumidoras suponen que los alimentos que no llevan integrantes químicos realmente son más recomendables para la salud, sin embargo investigaciones realizadas por investigadores verifican que no siempre es cierto.

Los estudiosos aseguran que por la necesidad de expansión del flujo comercial mundial muchos nutrientes orgánicos que vienen de paises que están lejos en donde la garantías higiénica y sanitarias no son muy rigurosas y se reducen algunos de sus atributos a lo largo de el recorrido.

Los documentos difundidos por instituciones públicas confirman que sembrar comestibles sin pesticidas y estiercol nos conviene de cara a el ambiente dado que no se degrada la calidad del suelo ni el agua infiltrada en el terreno, pero análisis hechos en lugares dotados para hacer experimentos como olivos extremadura argumentan que en los melones que no se tratan con productos químicos hay constituyentes peligrosos para nuestra salud como los metabolitos fúngicos, pero sin embargo los alimentos industriales como se tratan con plaguicidas no tienen esta desventaja.

Los nutrientes que no llevan componentes dañinos van a ser menos cancerígenos ya que no se desprenden de los minerales y vitaminas e incluso disponen de bastantes menos sustancias contraproducentes. Y por supuesto llevan mayor cantidad de sustancias que nos protegen de los radicales libres que los alimentos industrializados.

La ingesta de pimientos orgánicos viene bien para el ambiente, además de que hacemos menos daño a la tierra.

Y también el cultivo de productos que no llevan ingredientes dañinos genera más ganancias pues los productos que se obtienen de la recolección se ofertan a intermediarios con unos costes mucho más altos, pero sin embargo únicamente una parte muy pequeña de la tierra se utiliza para este tipo de cultivos, y sin duda los dirigentes deberían otorgar incentivos a los campesinos con el objetivo de que planten en sus terrenos muchos más melones sin productos nocivos.

Los consumidores y consumidoras a día de hoy están más informados en cuanto a una alimentación saludable y por tanto son poco flexibles cuando tienen que comprar comestibles.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn