Necesidades en la era de las tecnologias

Barcelona es una ciudad que se distingue por disponer de buenos mesones y tabernas o lugares donde degustar alguna buena tapa sentado en un velador del casco antiguo ó pedirse unas tapas en otro espacio propio del casco urbano. He llamado a un conocido a cenar conmigo para no permanecer solo la primera velada y no perderme por estas barrios, a pesar de que hay que declarar que es demasiado improbable perderse en esta localidad, ya que sus barrios han sido tan dispuestas. Mi querido amigo reside en la ciudad mucho tiempo y callejea a las mil maravillas, puede conocer los lugares en los cuales alguien se podría perder un día laborable.

En barcelona y en este mes tiene numerosos turistas que permiten que uno no se sienta solo y la ciudad se observe vistoso por la noche ocasionado por la cantidad de individuos de diferentes razas y edades que existen, que visten atuendos de moda de sus diversos lugares, iluminan la ciudad.

Mi amigo me recomendó ir un espectáculo de danza y servicios informaticos que llegó ahora a la población con alta asistencia de público, sin embargo, llevaba un día potente de reuniones que no me apetecía aposentarme en una localidad de una sala a observar un acontecimiento de esas características, debido a que existía el riesgo de adormilarme a lo largo de la actuación, otra sugerencia que se le pasó por la cabeza era ir a un espectaculo de una banda de música reconocidos, pero no existian tickets disponibles, se habían vendido y no queríamos abonar más con una entrada que tendríamos que obtener en las calles aledañas del polideportivo de una parte de La ciudad en el cual pensaban intervenir los músicos.

La óptima decisión fue asistir a comer, donde tomamos unas tapas que si bien contenían poco cantidad estaban espléndidas al paladar, realizaban combinaciones de sabores que permitían que todo bocado resultase un auténtico éxtasis para nuestro gusto, que si digo la verdad es fácil de reconocer. Maridamos estas raciones con una jarra de vino de la zona, no recuerdo de la etiqueta pero fue un vino muy ligero y afrutado, naturalmente la copa la terminamos y finalizamos esa 1ª parte de la salida de la noche con unos chupitos de sabores artesanos que nos desinhibieron bastante.

Al salir del chiringuito de raciones llegamos a un bar especializado en ginebras de importación, donde probamos unos gin tonic con tónicas adecuadamente aliñados que nos pusieron el cuerpo acondicionado para empezar la fase última de la velada, que iniciamos en una discoteca de instalaciones informaticas inmensa que se hallaba llena de turistas extranjeros y varios españoles, el sonido de la discoteca no permitía dialogar nada, sin embargo teniendo en cuenta que el nivel de alcohol se hallaba ahora exagerado ni disponíamos de muchas ganas de charlar, sólo comentábamos particularidades de las mujeres que permanecían por la sala, existian algunas muy altas y guapas, pelirrojas y de pelo castaño, pretendimos charlar con algunas de dichas muchachas, pero tampoco tuvimos suerte ó estamos ya muy veteranos para las mencionadas muchachas más jóvenes. Un obstáculo principal era que nuestro manejo del idioma inglés era muy deficiente y estimo que ni siquiera conseguían entender aquello que les nos apetecía decir, que no era otra cosa que nos fuéramos a nuestro hotel de Barcelona con cualquiera de ellas. Finalmente llegamos a un club privado ubicado en la zona alta de Barcelona donde encontramos el ambiente más apropiado que he visitado en mi vida en un local de este tipo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn